Dos mujeres que viajaron a República Dominicana, a realizarse cirugías estéticas, terminaron afectadas de por vida.

SANTO DOMINGO – Dos mujeres que viajaron a República Dominicana, a realizarse cirugías estéticas, terminaron afectadas de por vida.
Datos suministrados indicaron que una quedó paralítica y la otra desfigurada.
Ambas fueron pacientes de la Clínica CIPLA, la cual se encuentra cerrada en medio de la polémica por la muerte de otra paciente, la cual fue intervenida en dicho centro y perdió la vida.
Una de las dos jóvenes víctimas de mala prácticamente fue identificada como Katrina, quien viajó al país caribeño en busca de la belleza y terminó paralítica. La joven cuenta que fue intervenida el 23 de Marzo del 2015 y cuando se despertó, ya sus piernas no se movían. Katrina habría viajado a la República Dominicana para practicarse una liposucción y reducción de abdomen.
Hasta el día de hoy la joven no puede caminar y ha quedado atada a una silla de ruedas. Según explicó, esto se debió a que la epidural le tocó un nervio que la ha dejado postrada. Katrina interpuso una demanda civil contra la anestesióloga que le dañó la médula y aún está en fase de instrucción. República Dominicana ocupa la quinta posición en América Latina y la decimoquinto en el mundo en la industria de Turismo Médico.
Se estima que el 75% de las Cirugías plásticas estéticas que se practican en el país, corresponden a extranjeros. Ana Franco fue una de ellas, pero luego de la Lipoescultura y abdominoplastia a la que fue sometida, tenía dolores muy fuertes. Dice que le insistió a la doctora de turno, que no podía respirar y tampoco le hicieron caso.
Franco explica que sufrió un derrame interno y que el doctor Cabral la abrió en la cama y luego dejó a una enfermera a cargo de suturar nuevamente la herida. El resultado Fue terrible.

Publicar un comentario

0 Comentarios